Skip to content
Contacto
Carrer Cirilo Amorós 72, 46004 Valencia
info@holsttein.com
Tel: (+34) 639 70 60 13

¿Cuáles son los mejores tratamientos para tratar la alopecia femenina?

Al igual que ocurre con los hombres, padecer de alopecia femenina implica sufrir también pérdida de cabello de gravedad variable, así como, diferentes causas asociadas. Para tratar la alopecia femenina con éxito, es necesario identificar el tipo de alopecia que se padece para, una vez diagnosticado dicho problema, encontrar y recetar los mejores tratamientos capilares según cada paciente.

Aunque frecuentemente se asocia la alopecia a los hombres, cada vez son más las mujeres que nos consultan por tener una pérdida capilar alarmante. A diferencia de la alopecia masculina, en las mujeres esta pérdida capilar se da de forma gradual y en pocos casos llega a estados de gravedad superior.

El primer paso para detectar la alopecia femenina es la evaluación del propio paciente. Esto suele ocurrir cuando la persona ha detectado una disminución significativa en su densidad capilar o zonas más despobladas que otras. En la mayoría de estos casos, si no se evalúa correctamente y se comienza a tratar la alopecia femenina a tiempo como es debido, esta pérdida capilar puede ser irreversible.

La calvicie, o la pérdida capilar en las mujeres, puede generar graves consecuencias a nivel de la propia autoestima o la seguridad y confianza personal. Esto se suele deber a las altas exigencias y patrones a nivel estético que imponen ideales capilares a veces incluso inalcanzables.

mejores tratamientos para la alopecia femenina

¿Cuáles son las causas de la alopecia femenina?

Las causas de la alopecia femenina son diferentes y pueden deberse a factores hormonales, genéticos, contextuales y alimentarios pudiendo converger en un cuadro de alopecia o calvicie.

La edad a la que suelen aparecen estos problemas capilares con mayor frecuencia son alrededor de los 16 años y después de los 45 años. Esto se debe a que en estos momentos de la vida, se suelen producir ciertos cambios físicos y hormonales que suelen tener efectos directos sobre el cabello. No obstante, existen otros factores que pueden provocar una pérdida capilar a cualquier edad.

Como decíamos, para tratar el problema es necesario personalizar el diagnóstico según cada caso para detectar sus causas específicas. De este modo, podremos distinguir entre diferentes tipos de alopecia femenina, así como, tratarlas adecuadamente haciendo incidencia en sus causas específicas.

¿Qué factores contribuyen a la aparición de la alopecia femenina?

Los factores que pueden dar inicio a la alopecia femenina son muy variados, pudiendo aparecer en cualquier momento y etapa de la vida. De igual modo, existen factores como pueden ser los cambios hormonales que se producen durante la adolescencia o después de los 45 años en la menopausia que suelen tener una gran relevancia en los casos de pérdida capilar en estas personas.

Otros factores que favorecen la aparición de la alopecia femenina o perjudicar su desarrollo son:

  • Cansancio excesivo y/o estrés.
  • Enfermedades psicosomáticas.
  • Enfermedades somáticas.
  • Infecciones y reumatismo.
  • Desórdenes del metabolismo.
  • Cambios bruscos en la alimentación.
  • Uso de determinados medicamentos.
  • Ingesta excesiva de alcohol.
  • Embarazo y lactancia.
  • Fiebre alta.

Por ello, y para tratar la alopecia femenina con éxito, será necesario tener en cuenta estos factores descritos que pueden afectar significativamente en el curso de cualquier tratamiento capilar.

¿Qué tipos de alopecia femenina existen?

En cuanto a los tipos de alopecia femenina, podemos diferenciar tres tipos de alopecia en mujeres. Cada uno de ellos presenta diferentes síntomas, por lo que deberá ser un profesional cualificado el que deba reconocer a qué problema nos enfrentamos para ofrecer el tratamiento más apropiado.

Entre los diferentes tipos de alopecia femenina que existen podemos encontrar:

Alopecia androgenética (AGA)

Este tipo de alopecia es de los más frecuentes en las mujeres. El principal síntoma de la alopecia androgénica es el adelgazamiento o miniaturización de los folículos, esto provoca que el pelo adquiera un aspecto velloso y tienda a desaparecer. Además de ello, la alopecia androgenética femenina provoca una pérdida del volumen y una mayor presencia de zonas claras en la parte superior de la cabeza. La línea de implantación frontal tiende a mantenerse estable, sin embargo, en el resto del cuero cabelludo se observa un cabello con menor densidad que no alcanza a cubrir toda su extensión.

La alopecia androgénica en mujeres se debe a la acción de ciertas hormonas sobre los folículos pilosos, que provoca que se debiliten y gradualmente interrumpan la producción de pelo nuevo. De este modo, los pelos que naturalmente caen, no pueden ser reemplazados por una nueva hebra capilar.

En las mujeres, la pérdida capilar tiene un patrón diferente al de los hombres, puesto que no padecen las etapas definidas en la escala Norwood – Hamilton. Por tanto, la calvicie femenina suele presentarse de manera mucho más difusa en la zona alta de la cabeza, siendo la alopecia en la coronilla de mujer algo cada vez más frecuente. Para ello, es importante detectar y tratar la alopecia femenina prematuramente cuando se trata de este problema, puesto que los folículos que desaparezcan no volverán a crecer. De este modo, el tratamiento de la alopecia androgenética en mujeres solo tendrá como función detener y estabilizar la pérdida capilar, para ponerle fin a este problema.

Alopecia areata

El tratamiento de la alopecia areata femenina es diferente al tratamiento de la AGA. La alopecia areata femenina es un tipo de alopecia no cicatricial y de origen autoinmune, por la cual, el sistema inmunitario ataca erróneamente a los folículos, generando con ello su inflamación y posterior caída del cabello.  En estos casos, la pérdida capilar ocurre en zonas localizadas de la cabeza o del cuerpo, generando con ello zonas calvas de forma circular y de mayor o menor tamaño según cada paciente.

En estos casos, la inflamación de los folículos pilosos impiden el correcto suministro de los nutrientes. Ante esta situación, el pelo se cae y el folículo no tiene la capacidad de renovarlo.

Cuando la paciente presenta este diagnóstico, tratar la alopecia femenina suele presentar una mayor dificultad, debido a que se desconoce el origen exacto de la alopecia areata. En estas situaciones, se requiere de un exhaustivo análisis capilar para dar con el factor desencadenante de la alopecia.

Alopecia frontal fibrosante

La alopecia femenina frontal fibrosante es un tipo de alopecia autoinmune y cicatricial. Cuando esta se manifiesta, se genera un retroceso de la línea frontal del cabello y un enrojecimiento en la zona de la frente, cejas y pestañas. En algunos casos, esta alopecia puede afectar también a otras zonas del cuerpo. Esta enfermedad evoluciona de una manera lenta y paulatinamente en la propia paciente, produciendo producir picor y una mayor sensibilidad en las áreas afectadas.

Efluvio telógeno

El problema que ocasiona el efluvio telógeno femenino es una pérdida capilar que consiste en un aumento rápido de la caída del cabello cuando este se encuentra en la etapa de crecimiento. Esto se traduce en una disminución de la densidad capilar, puesto que el pelo muerto comienza a caer apresuradamente, mientras que el pelo nuevo sigue un ritmo mucho más lento de crecimiento.

Esta es una de las causas más frecuentes de calvicie femenina, sin embargo, suele tener carácter temporal y no genera mayores consecuencias. El cuadro de este problema se agrava cuando este fenómeno se combina con otros tipos de alopecia, como pueden ser la AGA, puesto que el pelo perdido no volverá a crecer. El efluvio telógeno puede desencadenarse originado por diferentes causas, generalmente suele surgir como reacción a un acontecimiento que resulta estresante para el propio organismo y el paciente. Un ejemplo de ello puede ser cambios en la alimentación, periodos largos de depresión, una ingesta de ciertos medicamentos, infecciones, etc.

Cuando el efluvio telógeno se presenta como un problema aislado, tratar la alopecia femenina por efluvio telógeno requiere detectar correctamente el factor que ha originado este cuadro clínico e interrumpir su continuidad. Al romper este ciclo, los síntomas tenderán a desaparecer con el tiempo.

¿Qué tratamientos profesionales existen para la alopecia en mujeres?

Cuando detectamos un problema de pérdida capilar mayor al habitual, el primer paso que realizamos en la clínica Hölsttein para detenerlo es evaluar el caso detalladamente en búsqueda de sus posibles causas. Realizar un diagnóstico individualizado de cada paciente que atienda y estudie la mayor cantidad de variables posibles será decisivo pues, con ello, podremos conocer el origen de la alopecia femenina en cuestión y recomendar el tratamiento capilar correspondiente según cada caso.

Por tanto, las acciones encaminadas a tratar la alopecia femenina serán recomendadas en función del tipo de alopecia que presente la paciente pues no existe un único tratamiento para detener la pérdida capilar, ni todos los individuos requieren del mismo tratamiento para detener la alopecia.

En cuanto a las acciones para establecer un diagnóstico capilar para tratar la alopecia, encontramos:

  • Historial clínico de la paciente.
  • Evaluación del paciente en el momento de la consulta.
  • Estudio de las enfermedades actuales y pasadas.
  • Análisis capilar con tricoscopía digital.
  • Analítica del paciente según cada caso.
  • Exploración de posibles síntomas.

Para terminar, es importante destacar que todos los tipos de alopecia femenina requieren ser tratados tempranamente para evitar con ello un estado de calvicie irreparable. De igual modo, para que el tratamiento de la alopecia femenina logre los resultados esperados, es necesario acudir a un médico especializado en tricología que pueda contemplar todas las variables en este campo.

Llámanos